Colabora
Modo Vivo
Compartir

El 33,5 por ciento del alumnado con autismo no sabe identificar si es víctima de acoso escolar

  • El 12% del alumnado con trastorno del espectro del autismo (TEA) ha sufrido bullying, aunque el 33,5% no sabe identificarlo, especialmente las chicas
  • La forma más común del bullying es la marginación y exclusión social, la cual sufren el 32% de los chicos y el 37% de las chicas con autismo
  • Las situaciones de acoso se incrementan al final de la Educación Primaria y Secundaria
  • Sólo el 40% de las familias considera que las medidas de actuación frente al acoso que se llevan a cabo en los centros educativos son útiles
  • En el Día Internacional contra la Violencia y el Acoso en la Escuela, reivindicamos la necesidad de adaptar herramientas de autodetección del acoso escolar a las necesidades específicas del alumnado con autismo, impulsar buenas prácticas frente al acoso, e introducir programas de prevención y convivencia en los centros que contemplen tener estudiantes con TEA
  • Son parte de las opiniones y conclusiones del estudio ‘Situación del alumnado con trastorno del espectro del autismo en España. Curso 2020-21’ llevado a cabo por la Confederación Autismo España

El alumnado con trastorno del espectro del autismo (TEA) es uno de los colectivos más vulnerables y con mayor riesgo de sufrir acoso escolar. La ineficacia de los protocolos de actuación de los centros educativos para hacer frente al bullying pone de relieve la necesidad de introducir programas de prevención del acoso y promoción de la convivencia, y adaptar herramientas de autodetección a las necesidades de los/as estudiantes con TEA. 

Diversos estudios sugieren que el alumnado con autismo es un colectivo de alta vulnerabilidad que tiene entre 2 y 4 veces más riesgo de ser víctima de acoso escolar por el hecho de tener una discapacidad y ser “diferente”. Según nuestro último informe ‘Situación del alumnado con trastorno del espectro del autismo. Curso 2020/2021’, en el que se recoge la opinión de 1.100 profesionales, familias y estudiantes con autismo de 18 comunidades y ciudades autónomas, la forma más común del bullying es la exclusión social, la cual sufren el 32% de los chicos y el 37% de las chicas. El acoso verbal y físico son las otras dos formas de violencia que más experimentan, sobre todo los chicos. 

Los profesionales de la educación que han participado en nuestro estudio detectan que las situaciones de acoso se incrementan al final de la Educación Primaria y Secundaria. El 12% de los/as estudiantes con TEA dicen haber sufrido, al menos, una situación de acoso escolar y el 6,5% ha experimentado más de una. Sin embargo, el 33,5% no sabe identificar si sus compañeros les insultan, hablan mal de ellos/as, los vejan o les obligan a hacer cosas que no quieren. Por tanto, su percepción del acoso no corresponde con la realidad. Las chicas muestran más dificultades para identificarlo que los chicos. 

Para dar respuesta a la violencia ocasionada en el entorno escolar, el 74% de los centros educativos ordinarios dispone de protocolos de actuación frente al acoso, pero solo el 40% de las familias considera que las medidas que se llevan a cabo son útiles. Además, el personal docente no accede a formación específica sobre el TEA por parte del sistema educativo, teniendo que autofinanciarse la formación que reciben, lo que perjudica la atención que estos/as estudiantes pueden recibir en el caso de estar siendo víctimas de bullying. 

Por estos motivos, en el Día Internacional contra la Violencia y el Acoso en la Escuela, incluido el Ciberacoso, reivindicamos la necesidad de sensibilizar a la sociedad y de adaptar herramientas de autodetección de situaciones de acoso a las necesidades específicas de alumnos/as con TEA; introducir programas de prevención del acoso y promoción de la convivencia en los centros escolares que contemplen al alumnado con TEA; e identificar estrategias de afrontamiento y buena práctica ante situaciones de acoso escolar. 

Prevenir el acoso escolar contra el alumnado con autismo es una de nuestras prioridades 

Ante la problemática que supone que el alumnado con autismo sea víctima de acoso escolar debido a la falta de formación de los docentes, la dificultad para identificarlo por parte de los/as estudiantes con TEA y la falta de medidas preventivas, desde Autismo España trabajamos de forma constante en tres ámbitos diferentes.  

Uno de ellos es la formación y sensibilización de profesionales del ámbito educativo para que conozcan las necesidades de este alumnado y puedan acceder a las herramientas y buenas prácticas necesarias para prestar los apoyos necesarios a estudiantes con autismo, y hacerlo de forma eficaz. Un ejemplo de ello es la Conferencia Estatal sobre Educación, Formación y Trastorno del Espectro del Autismo que organizamos anualmente con la colaboración de la Fundación Reina Sofía.  

De la misma forma, hacemos incidencia para que se traduzca en políticas públicas. Recientemente, en una reunión con el ministerio de Educación, hemos trasladado nuestra disposión  para que el nuevo perfil profesional que los centros educativos están obligados a incorporar como coordinador/a de bienestar y protección frente al acoso escolar, pueda acceder a una formación específica sobre el TEA para así poder afrontar, con garantías, los problemas de acoso y convivencia en las aulas.  

Además, llevamos a cabo una importante labor de Investigación social que se ve traducida en este “Informe sobre la Situación del alumnado con TEA” o en otras publicaciones de acceso libre y gratuito, como nuestra ‘Guía de actuación para profesorado y familias: Acoso escolar y trastorno del espectro del autismo’, que son la base para llevar a cabo nuestra labor de incidencia política y social, así como herramientas de referencia para el abordaje del bullying desde una perspectiva integral y que ponga recursos específicos a disposición del profesorado y familias de estudiantes con TEA. 

Colabora por una educación de calidad y libre de acoso 

En la etapa escolar comienzan las primeras dificultades para las personas con TEA que marcarán su desarrollo personal y bienestar emocional. Evitar el acoso escolar del alumnado con autismo es cuestión de concienciación, prevención y respuesta activa de todos y todas.  

Si quieres ayudarnos a seguir llevando a cabo nuestra labor de investigación social, sensibilización y formación a la comunidad educativa o incidencia política para promover cambios que garanticen una educación de calidad y libre de acoso para las personas con autismo, puedes hacer tu donación a través de las siguientes vías: 

  • Dona por transferencia bancaria: ES54 2100 6835 07 1300150189 
¿Quieres donar?
Hay muchas formas de colaborar con Autismo España para mejorar la calidad de vida de las personas con autismo. ¡Súmate!