Dona
Modo Vivo
Dona

01Cuestiones generales

Sí. La forma en la que el autismo manifiesta varía mucho de unas personas a otras, y por eso se habla de un “espectro” o “continuo de trastornos” para que el término recoja la variabilidad de manifestaciones. Es decir, que existen diferentes maneras en las que los síntomas del TEA aparecen y su gravedad varía de unos casos a otros. Ambos términos se suelen utilizar de forma indistinta.

La denominación Trastorno Generalizado del Desarrollo (TGD) es la categoría diagnóstica utilizada en las versiones previas de los sistemas de clasificación internacionales de salud y trastornos mentales.

Las versiones más recientes (CIE-11 y DSM-5) han modificado la denominación de la categoría diagnóstica, sustituyendo el término “trastorno generalizado del desarrollo” (TGD) anteriormente empleada, por la de “trastorno del espectro del autismo” (TEA).

El síndrome de Asperger es la categoría diagnóstica utilizada tradicionalmente para definir el trastorno del espectro del autismo cuando no se acompaña de discapacidad intelectual ni de dificultades significativas de lenguaje en sus aspectos formales.

Dicha categoría aparecía en las versiones anteriores de los sistemas de clasificación utilizados internacionalmente para hacer diagnósticos clínicos (el DSM-IV y la CIE-10).

Sin embargo, las últimas versiones (CIE-11 y DSM-5) han modificado la denominación, sustituyendo el término “trastorno generalizado del desarrollo” (TGD) anteriormente empleada, por la de “trastorno del espectro del autismo” (TEA) y eliminando otras categorías que se incluyen dentro de la de TEA, como es el caso de “la enfermedad de Asperger”.

En el caso de los criterios que establecen el DSM-5, el síndrome de Asperger se identificaría bajo la denominación de “TEA sin déficit intelectual acompañante y sin deterioro del lenguaje acompañante” y en la CIE-11 bajo la denominación de “TEA sin trastorno del desarrollo intelectual y sin déficit del lenguaje funcional”.

Aunque la categoría diagnóstica específica ha desaparecido de los dos sistemas de clasificación, se mantiene la denominación social de síndrome de Asperger por una cuestión identitaria y por el sentimiento de pertenencia que pueden presentar las personas que recibieron dicho diagnóstico.

Acceder a más información →

02Soy familiar de una persona con TEA...

Tras recibir un diagnóstico de TEA, es habitual que surjan muchas dudas, inquietudes y preocupaciones en la familia. Sin embargo, disponer de un diagnóstico confirmado es el primer paso para poder comenzar a recibir los apoyos necesarios que van a mejorar la calidad de vida de nuestro hijo o hija y de toda la familia.

 

En todas las Comunidades Autónomas de España existen opciones para acceder a sistemas de apoyo especializados en los diversos ámbitos que afectan a la persona con TEA y su familia:

  • En el ámbito de la salud, es importante informar al personal sanitario sobre el diagnóstico de nuestro hijo o hija, para que sea tenido en cuenta en las intervenciones médicas y a la hora de realizar un seguimiento de su desarrollo. En ocasiones, el personal sanitario puede considerar necesario realizar valoraciones complementarias (genéticas, de bienestar emocional, etc.) para detectar e intervenir sobre otros aspectos que puedan afectar a su calidad de vida. 
  • En el ámbito educativo, es importante comunicarse con los equipos docentes que trabajan con nuestro hijo o hija para que se realice una evaluación psicopedagógica que oriente de manera individualizada los apoyos específicos que respondan a sus necesidades educativas. 
  • En el ámbito social, la familia puede acceder a ayudas económicas y beneficios fiscales si se cumplen los requisitos para el reconocimiento y la obtención de un certificado de discapacidad. Asimismo, existen otros apoyos socio-comunitarios, como los servicios de atención temprana para los más pequeños. 

 

Para conocer los servicios de apoyo especializados que se ofrecen en cada comunicad y cómo son los procesos para poder acceder a ellos, es recomendable ponerse en contacto con las entidades especializadas de autismo que existen en las distintas comunidades autónomas. Así, además, las familias podrán entrar en contacto con otras en su misma situación, para intercambiar experiencias y conocimiento sobre recursos en la comunidad. 

Puedes consultar las entidades/asociaciones de autismo que son miembro de Autismo España.

 

Para ampliar información:

 

Dependerá en gran medida de si ha resultado posible identificar o no una vinculación genética específica para el TEA del primer hijo o hija. Esta identificación no siempre es posible. De hecho, en la actualidad sólo se logra en aproximadamente el 15% de los casos diagnosticados de TEA. Para estas familias sería especialmente relevante recibir una orientación genética especializada sobre el riesgo de que su siguiente hijo/a pudiera presentar también un trastorno de este tipo.

Cuando no es posible identificar esta causa genética específica, los estudios de investigación identifican un riesgo aproximado de recurrencia (tener un segundo hijo o hija con TEA) en el 20% de las familias que ya tienen un hijo con un trastorno de este tipo. Esta probabilidad se incrementa en los casos en que ya se tengan dos hijos con TEA (alrededor del 30% de riesgo en el tercer nacimiento).

Esto hace que sea imprescindible mantener una vigilancia estrecha del desarrollo de los hermanos menores de un niño o una niña con TEA, con el objetivo de favorecer la identificación precoz de un posible trastorno de este tipo (u otras dificultades en el desarrollo) y la intervención temprana cuando sea necesario.

Visita nuestro proyecto bbMiradas para más información.

03Soy una persona con autismo…

Si acabas de recibir el diagnóstico de autismo es habitual que te estés planteando muchas dudas sobre qué significa y sobre cómo puede influir en tu vida. Disponer de un diagnóstico confirmado es el primer paso para poder comenzar a aprender más sobre el autismo y sobre ti mismo/a, así como para recibir los apoyos necesarios que favorezcan tu desarrollo personal y tu calidad de vida.

Si los consideras necesarios, existen opciones para acceder a sistemas de apoyo especializados en los diversos ámbitos que afectan a tu vida. Para conocerlos, es recomendable que contactes con las entidades especializadas de autismo que existen en las distintas comunidades autónomas. Así, además, podrás conocer a otras personas con autismo y recibir asesoramiento profesional en el caso que lo necesites.

Puedes consultar las entidades/asociaciones de autismo que son miembro de Autismo España.

04Quiero saber más sobre el TEA

El TEA es un trastorno que acompaña a la persona a lo largo de toda su vida. Esta afirmación implica que hay personas con autismo en las diferentes etapas del ciclo vital: infancia, adolescencia y juventud, madurez y vejez.

La sociedad es más consciente y sensible hacia los problemas de la infancia, pero no debemos olvidar que los niños crecen y se convertirán en adolescentes, jóvenes, adultos y ancianos con TEA, y que todos necesitan reivindicar de igual manera el ejercicio efectivo de sus derechos.

El TEA se presenta tanto en hombres como en mujeres.

La investigación tradicionalmente ha reflejado una mayor prevalencia en el caso de los niños que de las niñas, con una proporción estimada de tres hombres por cada mujer. Sin embargo, el aumento del diagnóstico en niñas y mujeres en los últimos años, especialmente en aquellas que no presentan una discapacidad intelectual asociada, hace que se estén cuestionando estos datos.

Saber más…

Las personas con TEA tienen interés en relacionarse con las demás personas.

Sin embargo, sus habilidades de interacción social pueden ser distintas de las habituales, por lo que pueden tener dificultades para relacionarse con otras personas y para desenvolverse en determinadas situaciones.

A menudo, es el entorno el que no les facilita esa participación, porque no comprende ni se adapta a sus necesidades y características. Con los apoyos adecuados, la mayoría de las personas con TEA puede afrontar las demandas cotidianas y participar activamente en la sociedad.

Las personas con TEA sí se comunican, aunque no todas lo hacen de la misma manera, ni todas recurren al lenguaje oral.

Algunas emplean otras formas de comunicación para las que precisan recursos de apoyo, tales como sistemas alternativos y/o aumentativos de comunicación.

Las personas con TEA pueden presentar alteraciones de las habilidades de comunicación, que pueden variar desde las que no emplean ningún lenguaje verbal hasta las que tienen habilidades lingüísticas fluidas, pero encuentran dificultades para utilizarlas en una comunicación recíproca.

No todas las personas con TEA tienen discapacidad intelectual.

El TEA se presenta de manera diferente en cada persona en lo referente a sus manifestaciones clínicas; lo mismo ocurre con el funcionamiento intelectual. Así, algunas personas con autismo pueden presentar discapacidad intelectual asociada, pero esto no puede hacerse extensible a la totalidad del colectivo.

La mayoría de las personas con TEA no tienen habilidades fuera de lo común.

A menudo las series de televisión o las películas nos muestran personajes con talentos extraordinarios o habilidades muy distintas de las habituales; pero, de la misma manera que no todas las personas con TEA presentan discapacidad intelectual asociada, tampoco es posible generalizar afirmando que todas tienen un talento excepcional.

Esta duda se relacionaba principalmente con la vacuna triple vírica (sarampión, paperas y rubeola) y con aquellas que utilizan el componente timerosal como conservante.

Después del desarrollo de numerosos trabajos de investigación a gran escala y a nivel internacional, la comunidad médica y científica de todo el mundo apoya de forma unánime la conclusión de que no existe evidencia que relacione la vacunación y el desarrollo del TEA. Es más, se ha demostrado que los estudios originales desarrollados por el Dr. Andrew Wakefield que establecían esa posible conexión carecían de rigor científico y estaban falseados, retirándosele la licencia para ejercer la medicina en Reino Unido.

Actualmente no se dispone de evidencia científica sólida que apoye el uso generalizado de este tipo de intervención en el caso de las personas con TEA. La investigación al respecto es limitada y presenta debilidades importantes, como el escaso número de participantes o la inconsistencia en cómo se evalúan sus resultados.

Por ello, al menos de momento, no es posible afirmar que este tipo de intervenciones produzcan cambios significativos en las alteraciones nucleares del TEA y tampoco se pueden recomendar de manera generalizada como intervención con eficacia contrastada.

Pueden ser experiencias satisfactorias y motivadoras para determinadas personas con TEA que disfrutan del contacto con los animales, pero esto no debe confundirse con que esté demostrada su eficacia para modificar sustancialmente las manifestaciones nucleares del TEA ni con que sean recomendables para el conjunto de las personas que forman parte de este colectivo.

¿Quieres donar?
Hay muchas formas de colaborar con Autismo España para mejorar la calidad de vida de las personas con autismo. Elige si quieres hacerlo como particular o como empresa.