Dona
Modo Vivo
Compartir
21.01.2022 Educación

La mayor parte del alumnado con autismo se ha adaptado favorablemente a la “nueva normalidad”

microsoftteams-image_25

El regreso a las clases presenciales en el curso académico 2020-2021 estuvo marcado por la incorporación de una serie de medidas sanitarias y de comportamiento social destinadas a evitar contagios de la Covid-19 en las aulas. Si bien todo el alumnado tuvo que adaptarse a esa “nueva normalidad”, para los y las estudiantes con trastorno del espectro del autismo (TEA) supuso un esfuerzo adicional. Y es que las dificultades para flexibilizar patrones de comportamiento y de pensamiento que caracterizan esta condición, hacen que con frecuencia les resulte complejo adaptarse a los cambios en su entorno y en su cotidianeidad. 

Para profundizar en este aspecto, desde Autismo España hemos realizado un estudio para conocer cómo ha influido en el bienestar emocional de los y las estudiantes con TEA la vuelta a las clases presenciales tras el periodo de confinamiento vivido durante la pandemia. El estudio también ha permitido identificar las barreras a las que se ha enfrentado el colectivo en esta transición, así como los facilitadores que se han puesto a su disposición para superarlas.  

En el estudio han participado 53 familias y 5 profesionales de las entidades que prestan apoyos educativos al colectivo. Estas personas han facilitado sus testimonios a través de grupos de discusión y entrevistas. También se ha contado  con la participación de un estudiante con TEA de educación secundaria, que aportó su experiencia y contrastó la información recopilada.  

La realización de este estudio ha sido posible gracias a la financiación de la Fundación Probitas, que colabora con Autismo España desde 2020 para promover el bienestar emocional de las personas con autismo en  la infancia y la adolescencia.   

Principales conclusiones del estudio “El impacto de la vuelta a las aulas en el bienestar emocional del alumnado con trastorno del espectro del autismo tras el regreso a las aulas durante la Covid-19" 

  1. Consecuencias psicológicas de la vuelta a las clases presenciales: 

  • En términos generales, las familias de niños y niñas que cursaban educación primaria durante el curso 2020-2021 expresaron que la vuelta a la educación presencial había repercutido positivamente en la regulación emocional de sus hijos e hijas, sus interacciones sociales y su estado anímico (disminución de la tristeza, aumento de actividad…). “La falta de la rutina y de la escuela fue un tema, a nivel emocional, súper importante que los dejó muy vulnerables”, asegura una de las personas encuestadas, madre de una persona con TEA. “La falta de las rutinas también fue muy grave y nos dimos cuenta de la importancia que tienen el colegio y todos los espacios de socialización para nuestros hijos, al menos en mi caso es, fue clarísimo, para su autorregulación”, afirma otra madre. 

  • En opinión de las voces profesionales, la combinación entre las clases presenciales y semipresenciales del curso 2020-2021 en el segundo ciclo de ESO y la reducción en el número de estudiantes por grupo benefició especialmente al alumnado con TEA.

  • Un 30% de las familias consultadas indicaron que sus hijos habían experimentado síntomas de malestar psicológico o emocional que no habían presentado anteriormente, o bien que estos habían aumentado con la vuelta a las aulas.  

  • De forma global, las familias informaron de que las dificultades que más se habían exacerbado  tenían que ver con aspectos conductuales, sociales y emocionales. Se señalaron, entre otras, mayores dificultades para manejar las interacciones sociales que antes del confinamiento, mayor irritabilidad e inflexibilidad o un uso excesivo de la tecnología.  

  1. Necesidades de apoyo relacionadas con el bienestar emocional durante la pandemia 

  • El 55% de las familias participantes asegura que sus hijos e hijas  no han necesitado nuevos apoyos o intervenciones específicas para paliar los síntomas de malestar que pudieron derivarse de los cambios experimentados en su educación (interrupción de clases presenciales y retorno posterior con medidas específicas de prevención).  

  • De las familias que reconocieron haber requerido nuevos apoyos e intervenciones, un 14% refirió que sus hijos/as habían necesitado un aumento de los apoyos psiquiátricos previos a la pandemia, y un 10% que habían intensificado los apoyos psicosociales que recibían antes del confinamiento.   

  1. La adaptación a la “nueva normalidad” escolar 

  • La mayor parte del alumnado en el espectro del autismo (51%) se ha adaptado favorablemente a las medidas sanitarias impuestas en los centros educativos y no ha experimentado malestar emocional y/o psicológico en la “nueva normalidad” académica, según los familiares que han participado en este estudio. No obstante, un 38% de la muestra sí señala que sus hijos/as han experimentado algún tipo de malestar, fundamentalmente relacionado con el cambio de rutinas tanto personales como en el centro educativo (sobre todo, el cese o la disminución de las actividades extraescolares). "Estos niños han demostrado que van a tirar para adelante, que son resilientes y que pueden con todo. Y que una pandemia no ha podido con ellos, y podía haber podido. Con los cambios de rutina, con los cambios de todo, con los horarios, con todo y no ha podido. Y han seguido para adelante, y se han vuelto a adaptar, porque ¡es que tela marinera! A la mascarilla, al gel, a rutinas nuevas”, asegura la madre de una persona con TEA.  

  1. Facilitadores y barreras en la adaptación al contexto escolar tras la pandemia 

  • La mayoría de las familias expresan que sus hijos e hijas han recibido apoyos en el entorno académico para facilitar la vuelta a las aulas, lo que ha favorecido su bienestar en la reincorporación a la vida escolar presencial. 

  • No obstante, la mitad de las familias vieron disminuidos o interrumpidos los servicios de apoyo habituales que recibían (de tipo médico, social, psicológico y psiquiátrico) tras el confinamiento, fundamentalmente por las restricciones asociadas a la crisis sanitaria.  “El sistema sanitario, en general, no ha sido nada sensible a nuestros chicos, absolutamente nada”, afirma la madre de una persona con autismo. 

 

Descarga el informe 

El estudio pone de manifiesto que, a pesar de que la adaptación del alumnado en el espectro del autismo a la situación educativa generada por la pandemia ha sido relativamente buena, estos y estas estudiantes son especialmente vulnerables frente al riesgo de desarrollar síntomas de malestar psicológico y emocional que afectan a su bienestar.  

En este sentido, desde Autismo España insistimos en la necesidad de promover el bienestar emocional del alumnado con TEA en la escuela y la prevención de las condiciones que puedan afectarlo, especialmente en situaciones que incrementan su vulnerabilidad como la ocasionada por la COVID-19. 

Sin duda, éste es un factor esencial para garantizar el derecho a una educación de calidad, especializada e individualizada para todos y todas las estudiantes en el espectro del autismo. 

 Si quieres ampliar información y consultar el estudio completo, puedes descargarlo de manera gratuita haciendo click aquí.   

 

¿Quieres donar?
Hay muchas formas de colaborar con Autismo España para mejorar la calidad de vida de las personas con autismo. Elige si quieres hacerlo como particular o como empresa.